jueves, 24 de marzo de 2016

Rusia no se ha marchado de la guerra de Siria

El general Sergei Rudskoi
En setiembre nos sorprendió la intervención rusa en la guerra de Siria; ahora nos sorprende exactamente que se hayan marchado. Eso se debe a que entonces no entendimos los motivos por los que entraron, ni tampoco los motivos por los que se han ido.

Si lo miramos de una cierta manera, los rusos no llegaron a Siria en setiembre, ni tampoco se han ido ahora. Siguen allá, aunque han suspendido los bombardeos.

Con la intervención aérea Rusia ha alcanzado todos los objetivos que se había propuesto, especialmente un protagonismo en la mesa de negociaciones que antes no tenía. El contraste con Libia así lo demuestra.

Desde 2013 el gobierno de Damasco venía pidiendo a los rusos apoyo militar en la guerra, por lo que cabe suponer que durante años el Kremlin se negó a participar en ella. Pero la situación en 2015 no era la de 2013.

Si en su momento no entendimos la campaña aérea es porque no hicimos caso a lo que Putin dijo en la televisión rusa cuando la anunció: se trataba de una participación limitada. No hicimos caso porque estamos acostumbrados a que los políticos nos engañen y, por lo tanto, a buscar sus “segundas intenciones”. Al menos en este caso no las había.

La intervención rusa ha sido muy limitada. Han bastado unos 50 bombarderos, algunos ataques de largo alcance desde territorio ruso y el Mar Caspio, así como lanzamientos de misiles desde la base naval de Latakia.

También ha sido muy limitada en el tiempo; menos de seis meses. Ahora Rusia no sólo se sienta en la mesa de negociaciones sino que es garante del alto el fuego que, como era de esperar, los “moderados” no respetan.

Dado que ambas potencias son garantes, el respeto del alto el fuego les compete a ambos y, naturalmente, Estados Unidos hace caso omiso de las violaciones de los acuerdos. Por eso, Kerry está hoy de visita Moscú.

Cualquiera que sea lo que se hable allá, el general Serguei Rudskoi ha anunciado que ellos sí van a imponer -por las buenas o por las malas- el alto el fuego, es decir, que si Estados Unidos no hace nada, ellos van a cumplir sus compromisos hasta el final.

Pero hasta aquí nos estamos refiriendo a la oposición “moderada” que, como se ve, lleva el mismo camino sanguinario que la otra, el Califato Islámico y el Frente Al-Nosra, a quienes los acuerdos de paz no les conciernen.

Por lo tanto, la guerra contra ellos continúa y aunque el periódico Alquds Alarabi había difundido que las milicias de Hezbollah también dejaban los campos de batalla, esta semana una entrevista con el ayatollah Nasrallah ha dejado bien claro que estarán en la guerra hasta el total exterminio de los salafistas.

De momento, ayer el ejército regular de Damasco ya se situó a 800 metros escasos de la ciudad de Palmira, que está a punto de caer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada